Casa Frida abre sus puertas a la comunidad LGBTI como refugio temporal por Covid-19.

El refugio busca apoyar a personas LGBTI que son violentadas en sus casas o perdieron sus ingresos durante la contingencia.


El refugio temporalCasa Frida abrió sus puertas este 11 de mayo, el objetivo principal es respaldar a personas de la comunidad LGBTI+ que debido al confinamiento por la contingencia sanitaria de coronavirus Covid-19, están siendo violentadas al interior de sus hogares o perdieron sus fuentes de ingresos.


Este refugio ubicado en la Ciudad de México es iniciativa de varias organizacionesde la sociedad civil que durante la cuarentena han recibido testimonios de personas que son violentadas en sus casas por ser parte de la comunidad o han perdido su empleo y no tienen recursos para cubrir gastos como la renta de un espacio.


En entrevista con SDPnoticias, Guillermo Ramírez, fundador de Diversidad 360, explicó que un ejemplo de lo anterior son las personas trans trabajadoras sexuales que debido al cierre de hoteles en la CDMX, algunas se quedaron sin lugar para vivir y por este tipo de necesidades, la iniciativa Casa Frida es necesaria.


“Consideramos que es importante tener un refugio y respaldo para estas personas. Primero los recibimos para estabilizarlos emocionalmente, ofrecerles atención y por la contingencia, el personal de Casa Frida también estamos siendo capacitados en protocolos de salud, así como para tratamientos psicológicos”.

Las asociaciones que impulsan Casa Frida con La Red Mexicana de Jóvenes y Adolescentes con VIH, Diversidad 360, el Centro de Investigación, Diversidad e Incidencia (CIDI), Ahora y la diputada Lucía Riojas.


¿En qué consiste el apoyo del refugio?


El refugio temporal estará habilitado hasta el próximo 15 de julio y cuenta con espacio para recibir a 16 personas. De acuerdo con la diputada Rojas, en estos primeros días han recibido a 4 personas.


Aunque el objetivo principal es respaldar a la comunidad LGBTI+, el fundador de Diversidad 360 también informó que pueden recibir a mujeres que están siendo víctimas de violencia durante el periodo de contingencia sanitaria.