top of page

Empresas promueven ambiente: plantan árboles y restauran corales.

Alternativas implementadas por las compañías para contribuir a la preservación de ecosistemas.

La conciencia ambiental ha trascendido el ámbito de los ecologistas para convertirse en una preocupación compartida a nivel colectivo. Este cambio de mentalidad se refleja no solo a nivel individual, sino también en el tejido organizacional, donde diversas empresas, tanto locales como internacionales, han adoptado el cuidado del medio ambiente como uno de sus pilares fundamentales.

En este contexto, se ha observado una búsqueda activa de iniciativas que contribuyan a la preservación y restauración de los ecosistemas, así como a la protección de la biodiversidad. La siembra de árboles emerge como una de las prácticas más comunes y efectivas en este esfuerzo conjunto por fomentar prácticas sostenibles y mitigar los impactos ambientales negativos. Este enfoque hacia la responsabilidad ambiental no solo responde a demandas sociales crecientes, sino que también representa un compromiso genuino de las empresas con la construcción de un futuro más sostenible y equilibrado.

En la actualidad, iniciativas como la Fundación Red de Árboles colaboran estrechamente con empresas, brindándoles apoyo en la implementación de programas de siembra de árboles en áreas específicas, como la Serranía de Cota, Soacha, La Mesa, Villavicencio, El Cesar, entre otras, siempre respaldadas por las autoridades ambientales pertinentes.

Este enfoque ha propiciado la observación de casos frecuentes de siembras programadas por las empresas, ya sea de manera mensual, trimestral o anual. Estas corporaciones establecen metas alineadas con sus ingresos o con la extensión de bosque que desean rehabilitar.

Un ejemplo destacado es el Festival Cordillera, que ha asumido un compromiso ambiental al prometer la siembra de un árbol en el Páramo de la Cuchilla, parte de la Cordillera de los Andes, por cada transacción realizada para la adquisición de boletas del evento. Esta acción cuenta con el respaldo de la Fundación Al Verde Vivo.

BaoBab, una iniciativa dedicada a la confección de trajes de baño, se ha propuesto la ambiciosa meta de restaurar una cantidad específica de metros de arrecife cada año, alineada con su volumen de pedidos. Desde su incursión a nivel internacional, ha logrado con éxito la restauración de más de 3.000 metros hasta la fecha.

Con sus fundamentos basados en la eliminación de la polución y residuos, la circulación de materiales y productos, y la regeneración de la naturaleza, BaoBab adopta la economía circular como una estrategia clave. Según Luisa Santiago, líder para la Fundación Ellen MacArthur en América Latina, la economía circular emerge como una herramienta fundamental para que empresas y gobiernos alcancen sus objetivos de desarrollo y crecimiento económico. Además, esta estrategia contribuye a reducir las amenazas a los ecosistemas naturales, incluyendo arrecifes de corales y ecosistemas marinos, permitiéndoles florecer y prosperar.

Concluyendo con "Se puede utilizar una estrategia de tres pasos: evaluar los impactos y la dependencia de la biodiversidad para establecer objetivos basados en la ciencia, identificar las oportunidades de la economía circular que ayuden a alcanzar esos objetivos; y promover la colaboración a lo largo de las cadenas de valor para desarrollar soluciones innovadoras que puedan generar cambios sistémicos".


Fuente: La República.





6 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page